Some people see things that others cannot. Tales of Mystery and Imagination. “The oldest and strongest emotion of mankind is fear, and the oldest and strongest kind of fear is fear of the unknown” (H.P. Lovecraft).

Juan Perucho: El dorado

Juan Perucho: El dorado, Relatos de terror, Horror stories, Short stories, Science fiction stories, Anthology of horror, Antología de terror, Anthology of mystery, Antología de misterio, Scary stories, Scary Tales, Science Fiction Short Stories, Historias de ciencia ficcion, Salomé Guadalupe Ingelmo

Surge a la superficie de los espejos, proveniente de las profundidades de la nada. Lo vio, con gran espanto, el hijo pequeño del marqués de la Mina cuando m peinaba para ir al colegio de nobles de Cordelles, recitando mentalmente la lección de matemáticas que el padre Tomás Cerda había dictado el día anterior. En llegando a la afirmación de que «Multiplicar una quantitat per una altra no es sino prendre aquesta quantitat tantes vegades com unitats hi ha en l'altra»1, vio al monstruo, que tenía un perfil inconcreto, flotando con campechanía en los espacios bruñidos e irreales del espejo. El niño se espantó, lloró desconsola damente, huyó de la habitación y se escondió debajo de la mesa del comedor. Tuvo que pasar mucho rato para apaciguarlo y, por fin, tranquilizarlo.
Por la tarde, el marqués convocó una junta científica para esclarecer el fenómeno. Asistieron Pedro Virgili, del Real Colegio de Cirugía y Antonio Palau Verdera, Martín d'Ardenya, Agustín Caselles y Francisco Salva Campillo, por la Academia de Ciencias Naturales, ahora elevada a «real» bajo la providencia del mismo marqués. Por último, y en representación de la de Buenas Letras, decana de las Academias barcelonesas, acudió el padre Mateo Aymerich, en virtud de su nueva vocación naturalista y no por su carácter de historiador, acreditado por su reciente episcopologio. Como invitado de honor, el famoso «abbé Desfontaines», colaborador de las Mémoires de Trévoux, que estaba en Barcelona de paso hacia Madrid, donde iba a ser huésped del padre Feijóo.
La junta científica observó al monstruo con meticulosidad y, sentados los académicos alrededor del espejo, después de prolijas deliberaciones respecto a la naturaleza, cualidad, posible especie del fenómeno, determinaron: 1) Que «aquello» no tenía consistencia física, y mal se podía hablar de una entidad real, sin límites tangibles y corpóreos; 2) que, siendo así, tampoco se podía afirmar la existencia en «aquello» de fluido vital, aunque se moviera y se desplazara ilusoriamente, yendo y viniendo de las entrañas del espejo; 3) que, en consecuencia, era unánime y vehemente la opinión de que se trataba de un espectro 0 de una imagen óptica, ajena al mundo físico, y 4) que, provisionalmente, aquel fenómeno de la naturaleza tenía un cierto parecido con los seres acuáticos, y que esta apariencia era reforzada por el hecho de que la ambulación fuese lenta y flotante, sin alas ni piernas y, por tanto, natatoria.
Se levantó acta de la reunión de la Junta con las conclusiones acordadas y se hizo constar que la conclusión cuarta había sido aprobada a propuesta del padre Aymerich, quien dejó deslumhrados a sus ilustres colegas por el conocimiento que poseía de las condiciones morales de los peces, fueran grandes o pequeños, sobre todo cuando, aprovechando la circunstancia de la conclusión cuarta, les leyó el siguiente fragmento, que casualmente llevaba en el bolsillo, de la Historia natural y geográfica del principado de Cataluña, que era la obra que actualmente escribía referente a los animales acuáticos y que acababa expresivamente de la siguiente forma: «Sin embargo del elogio muy cumplido de los pezes en lo moral y en lo physico, no les disimula una propiedad muy vergonzosa y reprehensible que es comerse unos a otros, y lo peor es que los grandes se comen a los pequeños. Si los pequeños se comiesen a los grandes, un solo Pez grande bastaría para muchos millares de los pequeños; pero, comiéndose los grandes a los pequeños, muchos millares de estos no bastan para saciar el hambre y llenar el buche de aquellos, y eso en lo moral y en lo physico tiene malísimas consequencias.»

Animado por estas disertaciones eruditas del sabio jesuita, el «abbé Desfontaines», deseando estar a la altura de las circunstancias y brillar muy adecuadamente en la esfera literaria, dijo, dirigiéndose a los reunidos, que, a pesar de no tener relación con el objeto de la presente Junta y contando con la venia del capitán general de Cataluña, excelentísimo señor marqués de la Mina, sería para él un placer poder leer a la selecta concurrencia su largo poema L'Artd'Aimer, parodia cristiana de Ovidio, que había escrito especialmente contra su enemigo literario, el «abbé de Villiers», y en respuesta a su detestable artefacto poético Sur les moyens deplaire. El poema empezaba así:

CHANT I
Sans maitre on sait aimer, sans art un coeur soupire;
L'Amour est unpenchant que la nature inspire:
Mais voulez-vous soumettre a la loi du devoir
Ces beauxfeux dont votre dme a sentí le pouvoir?
Voulez-vous du destín fléchir la résistance,
N'acheter lesfaveurs qu 'au prix de la confíame,
Et des pales rivaux étouffer les soupçons?
Alors il faut un art, un maitre et des leçons.

Todos quedaron admirados. Después, y terminados los aplausos que el poema suscitó, siendo ya avanzada la noche, la concurrencia científico-literaria acompañó al «abbé Desfontaines» a su domicilio barcelonés, mientras el monstruo pisciforme, abatido de aburrimiento, se retiraba fastidiado a las profundidades del espejo.
En días sucesivos, la figura monstruosa se apareció dos o tres veces más, pero con evidentes señales de debilitamiento. Durante una de estas últimas exhibiciones, se encontraba presente Miguel Boixadors, patrón de pesca, que había venido para agradecer al marqués de la Mina las obras que se efectuaban en el Portal del Mar, futura Barceloneta. Este afanoso y honrado menestral manifestó que aquel monstruo era conocido con el nombre de El Dorado, y que provenía de las Américas. Añadió que su hermana había tenido uno, encerrado y dando vueltas dentro del espejo de un costurero, pero que, no pudiéndose alimentar, El Dorado se demacró y por último desapareció. Era inofensivo.
El marqués de la Mina reflexionó mucho sobre estos acontecimientos y escribió una elegante Instrucció política i militar que dedicó a su hijo a fin de fortalecerle ante las perplejidades de la vida.
En uno de sus libros, el escritor contemporáneo argentino Jorge Luis Borges hace una vaga referencia a El Dorado, sin llegar, no obstante, a nombrarlo, y convirtiéndolo en incongruente protagonista de una brumosa leyenda oriental.

(1) Página 24 de Liciones de Mathemática, o elementos generales de Arithmética y Álgebra para el uso de la clase, por el P. Thomas Cerda, de la Compañía de Jesús, professor Real de Mathemáticas en Barcelona. En el Colegio de Nobles de Santiago de Cordellas. Barcelona, Por Francisco Subirá. Imtressor de la Real Academia de Buenas Letras de dicha Ciudad. Año 1758.

No comments:

My Blog List

Tales of Mystery and Imagination

" Tales of Mystery and Imagination es un blog sin ánimo de lucro cuyo único fin consiste en rendir justo homenaje
a los escritores de terror, ciencia-ficción y fantasía del mundo. Los derechos de los textos que aquí aparecen pertenecen a cada autor.


Las imágenes han sido obtenidas de la red y son de dominio público. No obstante si alguien tiene derecho reservado sobre alguna de ellas y se siente
perjudicado por su publicación, por favor, no dude en comunicárnoslo.

List your business in a premium internet web directory for free This site is listed under American Literature Directory