Some people see things that others cannot. Tales of Mystery and Imagination. “The oldest and strongest emotion of mankind is fear, and the oldest and strongest kind of fear is fear of the unknown” (H.P. Lovecraft).

Hugo Hiriart: La mosca y el perfumista

Hugo Hiriart, La mosca y el perfumista, Tales of mystery, Relatos de terror, Horror stories, Short stories, Science fiction stories, Anthology of horror, Antología de terror, Anthology of mystery, Antología de misterio, Scary stories, Scary Tales



El terror me había pasmado paralizándome, reacción animal que me habría condenado a una muerte minuciosamente sanguinaria si la Caromola no me toma de la mano y corre conmigo por el laberinto de los corredores. Mi ingobernable pavor me llevó a implorar a la Caromola que tirara en cualquier parte a su majestad el emperador Blodo, hijo de la luna y del grillo sagrado, al que en sus hombros cargaba la dulce cirquera. De haber prestado oídos a mis urgentes palabras de seguro ahora estaríamos los dos artísticamente destazados. En la carrera principié a comprender nuestras desgracias: sin duda el difunto conde Chanma había confundido la puerta de la real perrera con la del real harén, error explicable, porque las dos puertas, enormes y ornadas con altorrelieves de bronce, son iguales, sólo que una está situada en el cuarto y la otra en el quinto piso del palacio, y había librado a los animales en lugar de a las mujeres. ¡Pobre Chanma!, él ya
había pagado su yerro de anciano. ¿Dónde estarían el príncipe Bomo y el mariscal Larba? ¿Lograrían agrupar a nuestras fuerzas y estarían peleando? El recuerdo de Ordominea en la sala de las artes simuladoras me llenaba de terror. Seguía a la Caromola que avanzaba con seguridad y aplomo definitivos, semejante a una niñera diligente con dos criaturas veleidosas y recalcitrantes. Nunca en mi vida había visto más feliz al emperador que en esa hora trágica: el hijo de la luna y el unicornio sagrado cantaba, reía, pataleaba y babeaba; por un momento pensé que podía morir de dicha. ¿Adónde nos dirigíamos? La pequeña escalera de piedra labrada y su pasamanos que imitaba las contorsiones de una culebra me reveló el propósito de la Caromola: nuestro destino era el real serrallo y la confusión de las setenta y cuatro concubinas. Al fondo del corredor vi la puerta de madera y bronce como quien mira la puerta de los paraísos. Tres guardias armados de hachas se interponían entre nosotros y el harén. La Caromola arrojó al emperador a mis brazos y de un brinco se colocó sobre mi hombro izquierdo: lo que vieron los soldados que custodiaban la puerta no fue al gran eunuco Foca con sus deslumbrantes vestidos y su andar arrogante, sino a un apresurado titiritero que entraba al serrallo con dos muñecos, un mono y una especie de perro, efecto este último que logró la gran cirquera y actriz cubriéndose el rostro con sus sedosas y largas barbas del color del té de manzanilla. Los guardias nos franquearon el paso y entramos al turbador lugar en el que setenta y cuatro mujeres y unas seiscientas sirvientas vivían juntas. Al amor del real serrallo volví a vestir trajes de seda. La Caromola declaró su intención de regresar a la sala de las artes simuladoras; yo la abracé emocionado y estaba por revivir nuestras más caras tradiciones de oratoria de despedida en su capítulo de oraciones fúnebres, ardua disciplina en la que desde joven fui un consumado maestro, pero la cirquera me interrumpió asegurándome con su aplomo y empaque habituales que pronto estaría de vuelta. La miré llorando de escepticismo. “Viajaré disfrazada de emperador, es decir, de mono”, explicó lacónicamente la Caromola al tiempo que vestía el traje del emperador Blodo, hijo de la luna y de la cebra sagrada, “y traeré conmigo todo lo que precisamos para nuestra fuga”. Desapareció la Caromola con agilidad de sombra y yo me consagré a la redacción en verso, de acuerdo a las más canónicas reglas de composición, de mi testamento.

Noticias confusas y alarmantes llegaban hasta el harén: el ala septentrional del Palacio de Invierno donde se había hecho fuerte el mariscal Larba —y donde, por otra parte, estaban las reales bodegas y cocinas— ardía y se combatía con denuedo entre las llamas. El príncipe Bomo había sido capturado y gemía encadenado en el suelo de la sala de juegos del emperador; se decía que Ordominea lo había ya emasculado con sus propias manos. Sollocé recordando las tiernas ceremonias de mi iniciación en el templo de la diosa Grana. Daba los últimos toques a los hexámetros heroicos de mi testamento cuando la Caromola regresó arrastrando un enorme lío de ropas. Comprendí al instante la audaz sagacidad de la Caromola: había traído con ella los cien trajes del coro de monos de la tragicomedia interrumpida. Entre gritos de júbilo las concubinas se dieron a la impostura y comenzaron a vestir los trajes de mono. El más alegre de todos fue el emperador Blodo, hijo de la luna y de la lagartija sagrada.
Todos salimos. Confiábamos en que hasta el descubrimiento del emperador Blodo, hijo de la luna y del antílope sagrado, estaríamos seguros: en otras circunstancias Ordominea no habría vacilado en sacrificar a todo el falso coro de monos para impedir nuestra fuga. De esa manera logramos escapar la Caromola, yo y ocho concubinas que no pudieron ser recapturadas.
El príncipe Desidato Bomo fue encerrado en la más inmunda celda de las mazmorras reales: con el metal de la llave Ordominea se hizo fundir un collar de monos danzantes; olvidado y nostálgico, el príncipe murió de hambre y de sed. El mariscal Larba combatió, bebió y comió salvajemente durante treinta y dos días, y finalmente murió de congestión y desórdenes gástricos —algunos aseguran que sus propios soldados le administraron veneno. Cuentan que Chanma se humilló en vano pidiendo clemencia ante la inexorable. Vive la Caromola su vida resplandeciente y yo, el gran eunuco Foca, abrumado por las amarguras del exilio, reflexiono en la locura del mundo y la sinrazón de los esfuerzos humanos.

No comments:

Post a Comment

My Blog List

Tales of Mystery and Imagination

" Tales of Mystery and Imagination es un blog sin ánimo de lucro cuyo único fin consiste en rendir justo homenaje
a los escritores de terror, ciencia-ficción y fantasía del mundo. Los derechos de los textos que aquí aparecen pertenecen a cada autor.


Las imágenes han sido obtenidas de la red y son de dominio público. No obstante si alguien tiene derecho reservado sobre alguna de ellas y se siente
perjudicado por su publicación, por favor, no dude en comunicárnoslo.

List your business in a premium internet web directory for free This site is listed under American Literature Directory