Some people see things that others cannot. Tales of Mystery and Imagination. “The oldest and strongest emotion of mankind is fear, and the oldest and strongest kind of fear is fear of the unknown” (H.P. Lovecraft).

José Fernández del Vallado: La grieta

José Fernández del Vallado



Un hombre viejo, en el campo, con la cabeza cubierta por un sombrero Panamá, avanza despacio, con un saco de esparto ceñido al cinto. Con sus manos rugosas toma la pértiga y bastonea el olivo para desbrozarlo. Las aceitunas verdes van cayendo como una fina lluvia de simiente. Se yergue y estira los brazos para restablecer el flujo sanguíneo. Al fondo está el cauce del río, seco, con los cantos rodados y pulidos, y al otro lado las quebradas, presidiendo el horizonte como yelmos roídos. Y detrás, una valla de alambre roñoso. Antes no había zonas acotadas sino campo abierto, y hombres que se batían palmo a palmo por una libertad bajo amenaza. Entrecierra los párpados y traga la poca saliva que le queda; una gota de sudor se desliza por su rostro y humedece y sala sus labios.

Comenzó a ver a su madre de tarde en tarde, le acariciaba la nuca y le pedía que saliera a saludar a los hombres. Pero él no quería ver a nadie, ni comer, ni moverse, sólo distinguía a los milicianos en la grieta, cercados por el ejército fascista, sudando, sabedores de que si los descubrían, estaban listos. “No hay grieta ni milicias, hijo”. Ella no los veía. Él sí: era estrecha, como la abertura de una cremallera. “Huid” les decía. “Escapad” suplicaba. Pero la noche caía como una tela de tul y allí permanecían, esperando a la muerte o al día siguiente. Cuando la fiebre lo dejó en un estado de letargo, apareció en la puerta de la habitación, casi translúcido, el padre. “¿Los ves?” le preguntó el viejo a su viejo. La madre contuvo un sollozo. Acarreó una silla y se sentó en silencio. El padre negó una vez; fue suficiente. De nuevo Navidad. Había pavo, confites y turrón de Mazarrón, bizcochos borrachos, y borrachos tambaleándose en las calles. Dentro, un viejo solitario.

Lo supo esa Navidad, no antes; el doctor vino a verlo. Lo hizo pasar a la cabaña. Se sentó frente a él en la hamaca, lo miró a la cara y pidió un vino tinto. El viejo empezó a contarle cosas del campo, cómo decaían los olivos. “Habrá que remover la tierra y dejar rastrojo. Mis padres me ayudarán…”

—No hay padres, Don Fabián —lo censuró el doctor—. Son irreales, visiones suyas. Como lo de la grieta. Vendrá conmigo al hospital.


Él se volvió. Sus ojos, de un azul profundo, inquirieron llenos de vida.

—¿Cuánto…?

—No sé. Días. Tal vez un mes.

El viejo sonrió. Acogió la mano del doctor y murmuró:

—Suficiente…

Y con voz queda, añadió:

—Yo los maté. Tendré tiempo de sacarlos de la grieta y enterrarlos en el camposanto.


No comments:

Post a Comment

My Blog List

Tales of Mystery and Imagination

" Tales of Mystery and Imagination es un blog sin ánimo de lucro cuyo único fin consiste en rendir justo homenaje
a los escritores de terror, ciencia-ficción y fantasía del mundo. Los derechos de los textos que aquí aparecen pertenecen a cada autor.


Las imágenes han sido obtenidas de la red y son de dominio público. No obstante si alguien tiene derecho reservado sobre alguna de ellas y se siente
perjudicado por su publicación, por favor, no dude en comunicárnoslo.

List your business in a premium internet web directory for free This site is listed under American Literature Directory